domingo, 10 de mayo de 2015

Madre... madre

Madre tiene dos alas que sanan,
dos brazos y labios que aman,
tiene paciencia para escuchar
y el incansable gusto de perdonar.

Madre tiene una receta que cura el alma,
sopa de pollo calentita que nos calma
el asma imprudente de todas las mañanas
y las medias pequeñas tejidas con lana.

Madre trabaja y nunca su cuerpo se cansa,
madre administra el tiempo y todo alcanza,
madre decide por mí, decide mi vida
mientras juego y ahorro en mi alcancía.

Madre, se queda despierta a que duerma,
espanta al diablo y otros que acechan,
tiene la fuerza de mil hombres fuertes
que mecen suave mi destino y suerte.

Madre está influyendo mucho en mi ser,
madre a veces parece no quiere entender,
madre me ha mandado infeliz a estudiar,
madre me privó de ser feliz, de poder soñar.

Madre, ¿ella me romperá el corazón?
madre, ¿es hora de salir del cascarón?
madre, recuerda que ya no soy un niño,
madre, no me ha robado, yo me he ido.

Madre, me he vuelto escritor y poeta,
perdón si no fui el doctor o un famoso atleta,
madre no tienes por qué preocuparte,
hoy soy el hombre que tal vez no soñaste.

Madre, ¿por qué me duele tanto?
madre, ¿por qué es que me ha dejado?
madre, acaricias tanto mi cabello liso,
y recuerdo hoy tu dulce regazo cuando niño.

Madre, ha pasado tanto, y poco has cambiado,
tal vez un poco de arrugas y el cabello plateado,
pero me sigues amando, aún cuando ingrato me fui,
aún cuando arrepentido yo una vez más volví.

Madre, ¿por qué has dormido tan temprano?
¿por qué yo te cuido del monstruo del armario?
madre, ¿por qué me preguntas sobre el Cielo?
madre, ¿por qué no recuerdas el nombre del perro?

Madre, tienes sueño, ¿por qué te has cansado?
¿por qué tan tranquila te vas y no me has avisado?
no respetas acaso todo el buen rato que solíamos pasar,
a ti o a Dios, dime tú, ¿a quién debo reclamar?

Madre estoy solo, realmente has osado irte,
¿cómo pudiste dejar así a papá tan triste?,
madre, ¿por qué me has abandonado?,
ya no tengo alma y aun así te has marchado.

No me dejes, por favor, no me dejes
me ves desde arriba, y por favor, no me sueltes,
que ya no sé que está bien o está mal,
ya no sé, si a esta vida... pueda continuar.

Mr. Dopp